Make your own free website on Tripod.com








3erPolo

Don Porfirio y don Hugo














3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Pedro Elias Hernández
















pedro_elias_3p1.jpg

 

 

 

Porfirio Díaz gobernó a México durante 34 años. Se reeligió presidente de su país en 7 ocasiones. La séptima vez, en 1910, desató una de las más sangrientas y profundas revoluciones del Siglo XX. En esa conflagración perecieron cerca de un millón de personas, al tiempo que se instrumentaron significativos y radicales cambios en la estructura económica de esa nación, sobre todo en lo relativo a la propiedad de la tierra.

 

Sin embargo, aunque la revolución mexicana fue un vasto movimiento social de neto corte agrarista, el inicio de tan tremenda conmoción social no se debió a ninguna de estas aspiraciones que reclamaban una mayor democratización sobre la propiedad de la tierra. La intención reeleccionista de Porfirio Díaz fue el detonante fundamental que levantó a todo el país azteca en su contra, lo cual lo defenestra del poder en 1911. "Don Porfirio", como se le solía llamar al longevo dictador mexicano (murió a la edad de 85 años, apenas 4 años después de haber salido del poder), ascendió a la presidencia de México en 1877 levantando la bandera de la no permanencia de los presidentes durante dos períodos consecutivos. Incluso adelantó una reforma constitucional para consagrar en la Carta Magna el principio de la no reelección presidencial, pero sus ansias de hegemonía lo llevaron a adelantar en 1884 una enmienda en la Constitución mexicana que permitiera su permanencia indefinida en el poder.

 

En 1910, los mexicanos se hastiaron de "Don Porfirio". Al intentar con éxito su séptima reelección, explotó en la nación una revuelta generalizada. Francisco Madero, quien lo había enfrentado con la consigna "no reelección, sufragio efectivo", asumió el mando de México desde 1911 hasta 1913, cuando fue asesinado y a partir de allí se desató la cruenta revolución campesina, que finalmente cambió para siempre la historia mexicana.

 

Don Porfirio era un militar con reconocidos méritos en el campo de batalla. Luchó contra la invasión estadounidense, y contra los franceses al lado de Benito Juárez. A pesar de eso, su inclinación hacia las influencias europeas caracterizaron su largo período de gobierno. Don Porfirio era muy antinorteamericano. A él se le atribuye esa famosa frase lapidaria contra todo lo que oliera a estadounidense: "Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos".

 

En Venezuela, la permanencia en el poder de un mandatario o de una hegemonía política también ha desatado grandes conflagraciones. Sin duda, la principal fue la guerra federal, que en muchos sentidos fue un vasto movimiento social y político que tuvo como detonante la prolongación de la dinastía de los hermanos Monagas al frente del gobierno. Como en México, José Tadeo Monagas (una suerte de antecesor de Porfirio Díaz), salió del poder como resultado de una revuelta política y poco tiempo después se desató una terrible confrontación militar con un marcado componente social y agrarista. Igualmente, la presencia y permanencia de Antonio Guzmán Blanco en el poder, generó importantes confrontaciones entre los principales del partido liberal, hasta que finalmente, con la invasión de los andinos comandados por Cipriano Castro en 1899, culmina el llamado período del liberalismo amarillo que dominó a Venezuela durante más de medio siglo.

 

Ya en el Siglo XX, con aparición de la hegemonía andino-militar iniciada con Castro y consolidada por Juan Vicente Gómez durante 27 años, se genera en el país un rechazo a la permanencia por largos períodos del presidente de la República. De hecho, el General Eleazar López Contreras, luego de la muerte de Gómez, auspicia una reforma constitucional con la que se reduce él mismo el período presidencial de 6 a 5 años. Se incorpora a la Carta Magna la prohibición a los jefes de Estado de permanecer en el poder durante dos lapsos consecutivos. Macos Pérez Jiménez desafía esta tendencia histórica iniciada desde la presidencia de López y procura mantenerse al frente del gobierno con un plebiscito en diciembre de 1957. Dos meses después, el General es derrocado el 23 de enero del 58, por una insurrección cívico-militar.

 

Hugo Chávez es el único mandatario que ha estado más de 5 años consecutivos al frente de la Presidencia de la República desde que en diciembre de 1935 fallece en Maracay Juan Vicente Gómez. Con su triunfo en el referéndum aprobatorio de agosto del 2004, logra traspasar la frontera del quinquenio. Los venezolanos, hasta entonces, nos habíamos acostumbrado a cambiar de presidente cada lustro. La larga continuidad de esta práctica había activado una suerte de reloj biológico, nos pedía al cabo de ese tiempo, un relevo político al frente del poder. Con Chávez se inició otra historia.

 

Ahora el Primer Mandatario Nacional nos asoma la posibilidad de su permanencia en el poder durante no sólo 6 años más, como reza la Constitución que él mismo ayudó a redactar y de la cual es su principal mentor, sino que además estaría pensando en una reelección indefinida de forma regular cada sexenio. Como Don Porfirio, Don Hugo Chávez describe con nombre y apellido el horizonte político venezolano de las dos próximas décadas. Si la vida pública venezolana se convierte en algo tan predecible, no pareciera riesgoso atreverse a predecir grandes confrontaciones y profundos conflictos como consecuencia de tal situación. Si algo terrible le puede pasar a una sociedad o a un pueblo, es tener confiscado desde ya, su futuro. ¿Recuerdan la bomba de tiempo en la que según el Presidente se había convertido Venezuela?. ¿Se acuerdan de aquel "tic, tac, tic, tac"? Esto es algo para tomárselo muy en serio y no una simple hipérbole llanera.
















3erPolo

ssxxi_banner_el.jpg