Make your own free website on Tripod.com








3erPolo

Neo-izquierdismo, neo-maltusianismo y la reingeniería del colectivismo














3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Klaus Meyer
















sxxi.jpg

 

Reseña del libro:

El Socialismo del Siglo XXI

 

Guillermo Rodríguez González

Centro de Economía Política Juan de Mariana, Caracas, 2006

102 páginas

 

 

 

Es mucho lo que se ha escrito en Venezuela, a favor y en contra, de la revolución que encabeza Hugo Chávez. Pero es muy poco lo que se ha escrito, a favor o en contra, de la ideología de esa revolución.
                                                 Guillermo Rodríguez González, El Socialismo del Siglo XXI.
 


Desde que al gobierno venezolano, a través de su presidente, Hugo Chávez Frías, se le ocurriera, después de ¡seis años! en el poder, que se empezaría a construir el “Socialismo del Siglo XXI” en Venezuela, conocer en qué consiste tan particular socialismo ha sido un verdadero dolor de cabeza. El calvario comienza desde el mismo momento de su lanzamiento público pues el propio impulsor del proyecto anunció que debían realizarse foros “participativos” para, entre todos los ciudadanos, definir este socialismo.

Sin embargo, a pesar de la falta de definición y objetivos, una amplia campaña propagandística desde el gobierno nos anuncia fragmentadamente mediante omnipresentes anuncios publicitarios (radio, TV, vallas) que Venezuela va “Rumbo al Socialismo del Siglo XXI”. Dichas pautas publicitarias consisten principalmente en presentar alguno de los planes del gobierno (sobre todo las celebérrimas “misiones”) para rematar con la mencionada frase que nos indica el gaseoso avance del susodicho socialismo; una campaña publicitaria que recuerda mucho aquellos cromos coleccionables donde los personajes nos describían detalles cursis y que comenzaban con la frase “Amor es…”

Así que “Socialismo del Siglo XXI es…” socialdemocracia del siglo XX potenciada por los altos precios del petróleo, según cabe deducir de esta difusión “informal” que a bien tiene el gobierno dosificarnos. Pero, ¿eso es todo? ¿Hay algo más? Si es así, ¿qué es y en qué consiste?

Tales preguntas son las que busca responder Guillermo Rodríguez en El Socialismo del Siglo XXI, que es una separata de su libro El Crecimiento Ilimitado. Después de presentarnos en la introducción el panorama político venezolano (que muchos parecen ignorar) como el enfrentamiento entre el socialismo del siglo XX (opositor) y el “socialismo del siglo XXI” (en el poder actualmente), en la primera parte del libro, Guillermo Rodríguez pasa a definir este deliberadamente indefinible (por parte de sus propulsores) socialismo del presente siglo.

Contrario a su tan cacareada supuesta originalidad, este “nuevo” socialismo hunde sus raíces en reformulaciones del socialismo que han tenido lugar mayormente (y para total ironía) en los centros académicos de “El Imperio” (los EE.UU.) desde hace décadas en el siglo pasado, reformulaciones que se habían venido haciendo principalmente para, como planteara Jean-François Revel en su libro La Gran Mascarada, disimular el estruendoso fracaso del socialismo simbolizado por la caída del Muro de Berlín (digo simbolizado porque la inviabilidad, alto costo humano y pobreza de resultados habían sido predichos desde el nacimiento del socialismo y se hicieron patentes durante todo el siglo XX para aquellos que no tenían interés en ignorarlo u ocultarlo).

De tal manera que, como lo describe Guillermo Rodríguez, “[t]odo esto, que había sido llamado ya en otras partes nueva izquierda o neo-izquierdismo, es … [u]n cambio de empaque para el mismo producto, con el objeto de deslindarlo, tanto del fracaso como de los genocidios del socialismo del siglo XX. Ahora es claro que, ante un desastre de la magnitud de la implosión del socialismo … la huída de la doctrina tenía que ser hacia atrás en el tiempo. Retroceder para reorganizarse fue lo que hicieron. Y se reorganizaron conservando, como era de esperarse, lo más posible del marxismo –que en última instancia tiene todas las características de una religión– con lo que la nueva corriente principal del pensamiento socialista se deslizaría hacia un peculiar sincretismo con tradiciones colectivistas muy anteriores”.

Este sincretismo es descrito mediante sus características principales: irrealista (relativista); retrógrado (anti-desarrollista); neo-maltusiano y neo-pagano.

Para la implementación de este neo-socialismo, no son estrictamente necesarias revoluciones clásicas (violentas), pues el camino está pavimentado a través de la ultra reglamentación adelantada por la socialdemocracia, de tal manera que una buena campaña electoral demagógica puede garantizar el acceso incruento al poder; poder que, gracias a la soberanía ilimitada y el positivismo jurídico, puede hacer, literalmente, lo que le venga en gana.

Finalmente, para describir mejor este proyecto neo-socialista el autor lo contrasta con el gobierno limitado, y lo confronta con la concepción de derechos humanos que, en el experimento socialista, son una categoría contradictoria y esquizofrénica (derechos “positivos” y discriminación legalizada).

La segunda parte del libro titulada “El Maltusianismo” nos describe esta teoría para presentarnos su relación con las propuestas políticas, particularmente la neo-izquierdista, que propugnan el “neo-maltusianismo” el cual, entre otras cosas, con la excusa de salvar al planeta, aspira, abierta o encubiertamente, a reducir o incluso extinguir a la raza humana.

El Socialismo del Siglo XXI
Guillermo Rodríguez González
Primera edición en versiones tapa blanda o tapa dura a la venta en: http://www.lulu.com/grodriguezg 
















3erPolo

ssxxi_banner_el.jpg