Make your own free website on Tripod.com








3erPolo
Adiós a Felipe













3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Guillermo Rodríguez González

La ingenuidad de las declaraciones del ex ministro de planificación Felipe Pérez es una buena excusa para reflexionar sobre las muchas ingenuidades que vemos últimamente en Venezuela. Ingenuidades terribles y empobrecedoras que ya no solo ofrecen soluciones equivocadas a los problemas correctos -una frase que describe toda la carrera e ideario político de Hugo Chávez- sino que ahora ya ni siquiera se identifican los problemas reales.
















La salida de Felipe Pérez del gabinete es una señal neutra, no hay cambio de tendencia, se quita a un operador político inexperto e ingenuo que intento hacer lo que el presidente le pedía -sin éxito- y se coloca a uno que si suele lograr lo que el presidente le pide.

No es un asunto de medidas económicas, ni del efecto de tales medidas sobre la población, es un asunto de mover la burocracia -especialmente la autónoma- en la dirección que se determina desde Miraflores. Eso lo sabe hacer Giordani, Felipe Pérez no. Y jamás vió que sus declaraciones de buenos deseos se transformarían en una brújula inversa para los que escuchaban.

La esperanza como política

Tenia razón el ex ministro de planificación económica al afirmar que si todos nos dedicábamos a vender dólares y ahorrar en bolívares, la devaluación se hubiese detenido y revertido, eso es cierto en teoría, porque la teoría de la profecía auto cumplida es cierta. También es cierto que si nos hubiésemos dedicado a vender dólares y comprar bolívares, eso no impediría que el gobierno siguiera gastando más de lo que le ingresa, y que para financiar el déficit devaluase, así que la devaluación se reiniciaría, los bolívares perderían valor y la auto cumplida profecía se desmoronaría. Por eso es que nadie le hacia caso a ministro Pérez, la gente sabia que toda apreciación del bolívar frente al dólar seria solo temporal. La gente no es tan tonta.

Los otros Felipe

En el lado opositor hay Felipes... pero del desastre. Hay quienes apuestan a la debacle de la economía como fuente de una derrota política futura del actual gobierno. Son los que proclamaban la inminencia de un desabastecimiento aterrador. El desabastecimiento no se produce -sino de forma circunstancial, limitada y concentrada- por dos razones:

  • Existen inventarios que no se vendieron durante el paro general y que se han ido vendiendo, tales inventarios se hicieron en función de proyecciones de demanda que han caído en algunos casos en 80%. Es decir, hay inventarios de sobra.
  • El que CADIVI no le dé aun dólares a la inmensa mayoría de los solicitantes no significa que algunos otros no puedan importar ahora con apoyo del gobierno. Esta entrando mercancía y se están haciendo inversiones, porque a fin de cuentas unas empresas pueden sustituir a otras.

Quienes dicen que no se puede improvisar empresarios de un día para otro, quizás tendrían razón si estuviésemos hablando de una economía poco interferida por el Estado, pero en la nuestra si se puede, se ha hecho ya en el pasado y sé esta haciendo nuevamente, con créditos y cartas de crédito del estado de un lado, y mercados cautivos sin competencia del otro, se puede hacer cualquier cosa. La consecuencia es el empobrecimiento de la mayoría... pero los otros Felipes son otra de las causas.

La fatal politización

Quienes creían sinceramente que un paro petrolero podría derrocar a un gobierno con control de la situación militar  y 30% de apoyo fueron mucho más ingenuos que el ex ministro de Planificación. Por eso es que la mayoría sigue en un tercer polo que rechaza al Chavismo, pero no ve soluciones en el escualidismo, en política económica uno ve como chavistas y escuálidos parecen dos gotas de agua... y entiende al tercer polo. Pero seguimos afirmando que entre esos escuálidos es mayoritaria la buena fe... serían principalmente ingenuos.

El problema fue que tan "ingenuidad" descapitalizo drásticamente a la población concentrando más poder aun el estado. Una oposición que supera numéricamente al gobierno en la intención de voto se bloqueo y debilito a si misma alejándose del terreno electoral para dirigirse a una lucha absurda.

Una sociedad pobre no puede luchar contra un estado rico una guerra de desgaste económico. Tal frase es el mayor aporte que economista alguno puede hacer al terreno de la lucha política en la Venezuela de hoy.

Ahora vemos a los representantes del empresariado "aceptar" un impuesto a las transacciones en divisas a cambio de una flexibilización del control de cambios... ¿Será posible que no entiendan que el gobierno no tiene nada que negociar en esos términos? Que aplicará los impuestos y los controles que crea convenientes, cuando los crea convenientes, y que no le importa en absoluto la opinión de la "clase empresarial".

Vivimos en una economía de comando, el gobierno actual esta moviendo las perillas para concentrar actividades directamente en el Estado por convicción ideológica y apoyando que lo que pueda dejar en manos privadas no este en las de sus enemigos políticos por razones prácticas.

Eso significa la reducción, o el cierre, de tales empresas es un éxito para el proceso, al igual que lo fue el despido de los petroleros parados... a la revolución le importan muy poco los costos.

Mr. Raymond y su gente del petróleo

Que desilusión para quienes se niegan a entender el problema real de PDVSA el que El Nacional publique una carta en que una ex asesora de la petrolera venezolana se dirija con gran indignación al presidente de Exxon Mobil, criticando su envió de técnicos para ayudar al gobierno venezolano a poner en funcionamiento su principal refinería.

Bueno, es importante entender que las petroleras norteamericanas están buscando negocios, todo tipo de negocios, y que el gobierno venezolano esta más que dispuesto a hacer negocios petroleros. Para enfrentar un gobierno cuyas políticas son tan malas, no es bueno depender de unos apoyos interesados, cuyos intereses no están siendo afectados... y hasta puede que se vean favorecidos.

La economía venezolana crecía al 12% en los años 40, al 8% en los 50, al 2% en los 70, y de los 80 a la fecha solo se a reducido. Ese es el problema... el actual gobierno es una parte importante del problema, y sin cambiarlo no se podrá resolver... es el primer paso apenas, no seamos tan Felipes de pensar que es todo .
















3erPolo

.

ssxxi_banner_el.jpg