Make your own free website on Tripod.com








3erPolo
¿Gobierno abastero?, que riñones...













3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Domingo Alberto Rangel M.
















No se asusten pero me tomé la molestia de escuchar al Presidente cuando en cadena nacional y desde Maracay anunciaba la apertura de una Oficina de compras como parte de su escasa obra de gobierno.

No es la primera vez que mandatarios insensatos, ignorantes o corruptos ponen al Estado venezolano a llevar a cabo funciones que le son impropias, como esa de importador y bodeguero.

A ese respecto ni  original es el gobierno de Hugo Chávez.

Ya le habían señalado el camino al primer coplero del país sus antecesores Marcos Pérez Jiménez, C. A. Pérez I, Luís Herrera, Jaime Lusinchi y hasta el doctor Caldera. ¿Son funciones propias de un gobierno importar alimentos, tractores, materias primas, comprar café y cacao, administrar bancos, cancelar obituarios y una interminable lista de etcétera a las que podríamos añadir los semanarios que por cuenta del "proceso" produce Ignacio Ramonet?

¿Qué tenía que ver el Corpomercadeo de adecos y copeyanos o esta rimbombante Oficina de compras recién inaugurada en Maracay con el monopolio legal de la coerción contra los verdaderos crímenes que deben ejercer los Estados -función propia que por cierto el Estado venezolano dejó de ejercer hace décadas-, con la administración de Justicia o la construcción de verdaderas obras públicas? ¡Nada!

NUEVOS OLIGARCAS

El resultado es previsible y no se necesita ser Hermes El Iluminado para conocerlo de antemano: Por paradójico que parezca tendremos nuevos oligarcas salidos de esta Oficina recién inaugurada, y nada más, porque las bolsas de arroz, de harina de maíz, de espaguetis y demás comestibles regulados no pasarán de ser un pequeño respiro en este inmenso mar de miseria que es el más visible logro después de cuatro años y dele de un estatismo que supera todo lo visto desde la muerte del general J. V. Gómez.

IGUALITO A PÁEZ

El clientelismo político, porque eso es lo que inauguró Chávez en Maracay, nace en Venezuela con la República, cuando el general Páez comenzó a regalar entre sus conmilitones tierras que tenían dueños.

De manera que me parece una tontería esa manía que de su jefe han cogido los tinterillos gobierneros en el sentido de marcar diferencias con las tercera y cuarta repúblicas cuando el ADN de esta "revolución" es  el mismo de otros fiascos anteriores.

Si el cantante mexicano Juan Gabriel compilara las corruptas andanzas de los gobiernos venezolanos, desde el general Paéz hasta el comandante Chávez, bien podría ser contratado para escribir la segunda parte de su éxito "Te pareces tanto a mí".

En serio, ¿qué puede diferenciar la inauguración de Maracay de los anuncios que hacían C.A. Pérez, Luis Herrera, Lusinchi, Caldera y hasta el general Pérez Jiménez -muy alabado por Chávez- cuando cada uno de esos presidentes puso al Estado venezolano a cumplir funciones impropias en un país en el que la economía está tan intervenida e ineficiente como en la vieja  URSS?

¿Qué diferencia puede haber entre el panglosiano optimismo de Hugo Chávez durante su cadena nacional de Maracay y el mismo sentimiento que ya vimos con los presidentes de la cuarta cuando anunciaban compras o préstamos faraónicos asegurando que por esa vía el país ingresaría al Primer Mundo?

Venezuela no saldrá del subdesarrollo y la miseria mientras no acabemos con estatismo empobrecedor, ineficaz y esclavizante que ha servido para que medren y prosperen toda clase de pillos y pillastres quienes disfrazados de políticos, de empresarios y benefactores de la sociedad, han prosperado mientras el país se hunde.

Para ello es necesario llevar a la práctica un programa de gobierno que comience a meter en cintura al Estado.

Tal programa debe ser apoyado por amplias mayorías de venezolanos productivos.

Debe ser excluyente de los parásitos, sean estos políticos, empresarios o supuestos aprendices de Ghandy salidos de la sociedad civil.

¡Quien quiera vivir sin trabajar y a costillas de los impuestos que nos cobran debe quedar de lado!

Por cierto, hay que observar bien a los empresarios que en diciembre azuzaban a la gente para marchar contra el gobierno y que ahora intentan que los tomen en cuenta en el programa de compras de Hugo Chávez, ojo con ellos porque por esta vía se refuerzan los errores.

Tal programa en lo político debe limitar al Estado venezolano a cumplir sus funciones propias, en lo económico la norma no debe ser otra que mercados libres para la gran empresa y también para el buhonero-, y en lo social instituciones de la gente independientes del poder de la politiquería.

De otra manera seguiremos cayendo, hundidos cada vez más en la miseria y el degredo.
















.

ssxxi_banner_el.jpg