Make your own free website on Tripod.com








3erPolo
Los antivalores de zánganos y energúmenos...













3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Domingo Alberto Rangel M.
















Como parte de una oferta adquirí junto con cierta revista especializada un CD de canciones italianas que fueron populares hace treinta o cuarenta años.
Conozco la mayoría si no todas estas joyas de la lírica pero lo que me llamó la atención en esta oportunidad no fueron la música o las interpretaciones escuchadas en otras épocas sino las letras de esas viejas canciones de amor que en un porcentaje importante fueron dedicadas al triste tema de la emigración.
Di Bari, la Pavone, Jimmy Fontana, Wilma Goich y un largo etcétera que incluye lo mejor de la lírica italiana de ese momento, dedicaban sus lamentos al ser querido que había partido hacia otras tierras porque en su país no tenía futuro.
¡Entre los países preferidos como lugar de emigración estaba el nuestro!
¡Algo increíble en estos tiempos cuando más bien son los jóvenes venezolanos quienes sueñan con recalar por ejemplo en otras tierras, especialmente en la península italiana, dispuestos a hacer lo que sea a cambio de un trabajo que les permita prosperar bajo la regla bíblica que aconseja hacerlo "con el sudor de la frente!"
 
¡A NUESTRA DESGRACIA LE FALTAN TROVADORES!
 
Olvidando por momentos que aquí faltan compositores e intérpretes que al igual a los italianos de hace cuarenta años le canten a los venezolanitos que dejan hogar, terruño y amores, para enfrentar la incertidumbre de la emigración, a menudo contraviniendo las leyes del sitio donde piensan recalar, pasando por alto este detalle como diría Cantinflas, hay una gran pregunta que debería ser contestada por la sociedad venezolana, no la "civil", no la "política" y tampoco la "militar", "mediática" o "eclesiástica" sino la sociedad venezolana a secas de la cual formamos parte todos los que cohabitamos en este territorio
¿Como fue posible semejante cambio?
¿Qué sucedió?
¿En que fallamos?
¡O, a lo mejor no hemos fallado en nada!, Porque en Venezuela hay gente que cree a pie juntillas que "no sucedió nada" y que estos lodos se formaron "solos", que a lo sumo nos cayó una maldición vaya usted a saber a causa de que disparate cometido no sabemos por quien porque aparentemente tampoco nadie quiere responsabilizarse de nada ya que es más fácil endosar toda la culpa al actual Presidente -personaje que tiene mucha responsabilidad en lo que está pasando, obviamente, pero que por si solo no explica el inmenso fracaso de una sociedad que en solo 20 años perdió todo el encanto que tenía como lugar de emigración y que por el contrario gana posiciones en el vergonzoso gremio que agrupa los países que a falta de productos y manufacturas exportan connacionales.
En lo personal temo que nuevamente -por eso cumplo con alertar- estamos invirtiendo los términos de la inecuación que simboliza los grandes problemas nacionales, y debido a esa "inversión" será más difícil, si no imposible, avanzar en el camino de las soluciones. Me explico.
 
¿QUIÉNES SON LOS GRANDES RESPONSABLES?
 
Lo primero es lo primero y por lo visto el país entiende que se debe superar un gobierno que como el actual es empobrecedor y buscapleitos en grado sumo.
¡Eso es correcto!
Lo que no es correcto es dejar "para después" la definición de los problemas y soluciones porque "árbol que nace torcido nunca su rama endereza", de manera que debemos empezar por lo primero y más importante.
Venezuela lleva décadas irrespetando los valores que cimentaron la prosperidad de lo que hoy se conoce como civilización occidental; valores que le han permitido por ejemplo a Italia, superar el hambre y la recesión de la postguerra para dejar de ser país de emigrantes.
 
VALORES EQUIVOCADOS
 
¿Cuales son esos valores?
¿Existen otros evidentemente equivocados que nuestra sociedad ha promovido en los últimos años?
El más importante de los valores correctos es el respeto a la propiedad ganada limpiamente.
Desde la reforma agraria impulsada por adecos y copeyanos en los años sesenta, pasando por leyes supuestamente pensadas para "ayudar" a superar diversos problemas como la falta de vivienda, de empleo, o las diferencias sociales y económicas entre distintas regiones del país, sin olvidar leyes que supuestamente "fomentarían" la industria -grande y pequeña- el comercio y hasta la buhonería; la mayoría de los instrumentos que forman el tinglado legal venezolano fueron diseñados por una dirigencia que desde los Concejos Municipales, Asambleas Legislativas hasta llegar a la Asamblea Nacional, buscaba y busca propiciar el clientelismo político, para entorpecer cuando no disuadir al creador de riqueza, al hombre y la mujer emprendedora etc.
¡En esos antivalores se fundan las leyes que irrespetan la propiedad ganada limpiamente por la gente honesta y trabajadora!
¡Durante años el liderato venezolano apuntaló los deseos fáciles de la plebe que comercia con el voto, exigiendo el pago "al contado y rapidito", en vez de apoyar al pueblo trabajador, que es mayoría y que no aspira a vivir de los impuestos que el Estado venezolano le quita a los que trabajan y producen!
¿No se dan cuenta los lectores que mientras el venezolano común pasa las de Caín para sobrevivir... los afortunados integrantes de la clase política siguen viviendo a sus anchas como si aquí no hubiese pasado nada?
¿Gracias a qué?
¡A los antivalores, desde luego!
¿Exagero?
Recorra el lector las mesas de los mejores restaurantes y anote quienes son los frecuentes contertulios, después revisen las anotaciones para que lleguen a la misma conclusión que hemos llegado en RESISTENCIA CIVIL: ¡Quienes pasan más tiempo sentados en esos centros de negocios fáciles siguen siendo los políticos y sus asociados comerciales!
¡Difícilmente se podrá decir lo mismo de la gente que trabaja porque ni siquiera un gran empresario, salvo que sus "negocios" giren alrededor de una alcaldía, gobernación o un ministerio, podrá darse el lujo de perder tiempo en tan largas y etílicas sobremesas!
 Esa es la verdad.
Otro signo que caracteriza a estos tiempos de mengua son los símbolos de poder que mantienen los integrantes de la casta politiquera: Autos de lujo, oficinas "al giorno" para decirlo en el idioma de las canciones que inspiraron estas líneas, teléfonos, ayudantes y empleados en cantidad nunca estarán de más en el entorno de no pocos concejales, legisladores y diputados -con las excepciones de rigor-... precisamente los personajes que hacen las leyes y ordenanzas que ahogan al venezolano trabajador.
Estoy convencido que Venezuela puede revertir la tendencia migratoria que ahora explota en este gobierno hambreador, pero que fue incubada por bandidos o irresponsables que crearon el entarimado que le permite prosperar al Estado y a quienes lo "controlan" mientras arruina al hombre y a la mujer que vive de su trabajo, sin importar si ese hombre o esa mujer trabaja por su cuenta o para otro.
Para regresar a la sana prosperidad que garantiza el trabajo no basta entonces con cambiar a un gobierno que obviamente se debe cambiar.
Hay que hacer otras modificaciones.
 
¡A CORTARLES EL CAMBUR!
 
La primera es jubilar la clase política que cimentó las ideas y leyes en las que Hugo Chávez se ha basado para continuar la labor empobrecedora de los gobiernos que le antecedieron.
Luego debemos derogar una cantidad de leyes "nocivas" que estorban la creación de riqueza, de empleo y, paradójicamente, de mayor aporte fiscal... si los zánganos y cretinos que nos han gobernado dejaran trabajar a la gente decente.
El tercer cambio sería la privatización popular de PDVSA, devolviéndole a la gente hasta el 50 % de las acciones para capitalizar al empobrecido venezolano, y vendiendo al mejor postor el resto para evitar que los politiqueros continúen robando nuestros haberes cada vez que se equivocan sacando cuentas y devalúan el bolívar para pagar sus deudas con moneda devaluada.
La última medida sería atender a la población que verdaderamente necesite atención por parte del Estado, mediante cupones para estudiantes, enfermos y ancianos.
A pesar de lo estatistas y culpables que son algunos personajes que "por ahora" nos acompañan en esta oposición "amuñuñada"... digo que hay motivos para ser optimistas.
Por una parte la gente no es tan manipulable como lo ha sido en el pasado reciente y por otra algunos periodistas y comunicadores están "entrando en razón" y comienzan a dudar de ciertas proposiciones ciertamente estúpidas que se daban como moneda buena hasta hace poco: Por lo pronto hasta Nitu Pérez Osuna comienza a repetir lo que yo mismo dije cuando me postulé para la Constituyente "puede haber cosas peores que Chávez y debemos evitarlas".
Eso se lo dijo la Pérez Osuna al comandante Urdaneta Hernández, ahora tan energumenizado como energúmeno era cuando conspiraba con Hugo Chávez en 1992.
















3erPolo

ssxxi_banner_el.jpg