Make your own free website on Tripod.com








3erPolo
Cinco años en la Balanza: Niños de la calle, deudas de Tobías y azúcar de MERCAL













3erPolo | Resistencia Civil | Rumbo a la Prosperidad | Enlaces





Por Guillermo Rodríguez González
















guilleazul11.jpg

 

 

 

La publicidad electoral del gobierno (con miras a las recolecciones de firmas y a los posibles referéndum) presenta una serie de logros para defender. Viviendas Populares, MERCAL, Barrio Adentro, Planes Bolívar, Rivas, Sucre, etc. Que podríamos dar por ciertos y excelentes, dentro de la mentalidad estatista y colectivista que nos gobierna hoy. Digamos que la revolución bolivariana tiene los más amplios y comprehensivos programas sociales que ha conocido esta república, y no detallemos las espantosas deficiencias que existen en la salud y la educación públicas, olímpicamente flanqueadas por dichos programas. La cosa es que para evaluar un gobierno que tiene ya cinco años en el poder, tenemos que ver el resultado neto de tan  largo período y no sólo lo que nos presenta la administración como sus presuntos logros.

 

CINCO AÑOS EN LA BALANZA

 

En los cinco años de la presente administración la deuda pública ha crecido desordenadamente, el PIB ha caído al menos un 26%, el gasto público deficitario se ha expandido más que nunca,  el consumo de alimentos básicos ha disminuido, el ingreso real de la población se ha desmoronado y la participación directa del Estado en la economía se ha incrementado dramáticamente. Somos más pobres y estamos peor alimentados, en una economía que se contrae, mientras los precios del petróleo se mantienen consistentemente altos. Ante eso, los programas sociales que tanto reclama el gobierno como logro... son poco más que un par de sacos de tierra intentando contener al diluvio universal. Al colocar las cosas en la balanza, hay que considerar que el que el que rompió los diques con su desastrosa política fiscal y monetaria, es el mismo que ahora presenta sus escasos saquitos de tierra, claramente superados por la inundación de pobreza, como su mayor logro.

 

CUARENTA Y CINCO AÑOS EN LA BALANZA

 

Se bien que la cuenta no da eso. Pero lo que sumo son los años de este gobierno, con los que el ciudadano presidente acostumbra asignar al pasado de espanto que tantos dividendos políticos le ha dado. Pues en esos 45, que en realidad son unos cuantos más, lo que han ocurrido son dos cosas.

 

1)      El Estado ha dejado de lado sus funciones irrenunciables, dedicando cada día menos recursos y atención a la seguridad, la justicia y las obras públicas indispensables, para montar y administrar empresas ineficientes que van del petróleo hasta los abastos. Pero no sólo eso, también financia este Estado, desde las bellas artes hasta y la educación superior, hasta la cultura popular, el deporte, la investigación científica y la bailoterapia. Como resultado, no tenemos suficientes cárceles, tribunales, y policías. Pero nos sobran los dirigentes estudiantiles de universidades nacionales, que se pasean en camionetas de lujo compradas con los recursos que se debieron usar en sacar niños de la calle. El que ahora esos zánganos sean del partido de gobierno, es una simple muestra de que todo lo malo del pasado, en materia de malos manejos de los recursos públicos, ha seguido empeorando sistemáticamente bajo esta administración.

 

2)      El principal ingreso del estado venezolano es el impuesto que se cobra al sector petrolero. Antes de que dichas industrias fueran estatizadas y se creara PDVSA, ese impuesto estaba en ordenes del 54,6%, ahora está en ordenes del 23,6%. Y la razón de fondo de esto es un desmedido incremento del gasto burocrático incontrolado de una industria que cada día acumuló mayores ineficiencias, junto con la esquizofrénica política de restringir la producción para sostener precios altos, al tiempo que se invierte en aumentos de producción de algo que no se piensa explotar.  Las dos cosas siguen intactas. Los dos botones para verlo, son las campañas institucionales de propaganda que PDVSA le paga a este gobierno, como a los anteriores. Aunque nada tiene eso que ver con el negocio petrolero. Y el virtual cierre de la producción del único producto fuera de cuotas de producción de la OPEP, para invertir 10 veces más capital, en producir algo que si está sujeto por tales cuotas

 

EN CONCLUSIÓN

 

Tenemos entonces que el gobierno no reducirá el gasto público, no mejorará la seguridad y la justicia, seguirá desperdiciando recursos en actividades ineficientes y superfluas, se financiará con deudas crecientes que luego pagará con devaluaciones inflacionarias, e interferirá en la creación de riqueza con reglamentos y leyes absurdas, que sólo generan más y más corrupción. Pero también nos venderá algo de pan y arroz baratos, fundará más universidades, y lanzará todo tipo de planes y campañas de gasto público para enfrentar las consecuencias de su exceso ¿¡de gasto público!?.

En conclusión, ha este hay que revocarlo, no por peleón ni por grosero, sino por ser exactamente igual a los anteriores... por ser otro adeco más, disfrazado con otros colores, pero con el mismo cuento, las mismas prácticas, y los mismos resultados. Pero también hay que estar pendiente de lo que habría que votar después...  porque con la estupidez de que nada puede ser peor, se eligió a Hugo Chávez Frías presidente hace ya cinco años, para que nos anunciare en su toma de posesión cual sería la prioridad, la bandera, y el símbolo de su administración, según ese discurso, desde hace ya dos años, no tendríamos niños de la calle... pero ahora hay más que hace cinco años.
















3erPolo

De su opinión sobre este artículo aquí...

ssxxi_banner_el.jpg